Hemos hablado sobre las infecciones vaginales, del virus del papiloma, la bartolinitis y ahora es el turno del molusco contagioso, otra enfermedad que es de origen de transmisión sexual. Como su nombre lo dice es una entidad dermatológica bastante contagiosa por lo que si hay alguna anormalidad en tu cuerpo te recomiendo que acudas a que un experto de la salud te revise y por favor, evita rascarte. 

El virus del molusco contagioso es un DNA poxvirus que afecta tanto a niños como a adultos, aunque el pico de incidencia máximo se observa en menores de 5 años con un prevalencia aproximada de 25%. No muestra predilección por sexo ni raza. Se han reportado casos de transmisión por contacto directo piel-piel, por uso de fomites y por contacto sexual; los casos de autoinoculación también ocurren. Los estudios epidemiológicos sugieren que la transmisión  podría estar relacionada con factores tales como humedad, calor y falta de higiene; sin embargo, la incidencia aumenta cada vez más en la población adulta principalmente a través de la vía de contacto sexual, y sobre todo en los pacientes inmunocomprometidos (como personas con diabetes descontrolada o seropositivos entre otros, por citar unos ejemplos).

 

La forma en que se manifiesta es la formación de vesículas cuyo centro tiene una depresión de tipo umbilicadas. Estas lesiones pueden ser únicas o múltiples y pueden estar presentes sobre todo en la vulva, vagina, muslos o glúteos.

La forma de diagnosticarse es clínica pero también se puede obtener material de la lesión mediante un hisopo y realizar ciertas técnicas en laboratorio para corroborarlo. 

La mayor parte de las lesiones desaparece espontáneamente en un tiempo de 6 a 12 meses. Sin embargo, la terapia puede ser útil en prevenir la autoinoculación o la transmisión a contactos cercanos. Si se prefiere eliminarlas se puede hacer con crioterapia, coagulación electroquirúrgica. Otro método es la aplicación tópica de los fármacos utilizados en el tratamiento de las verrugas genitales. Como ven, el objetivo común de los diferentes métodos terapéuticos es la destrucción de las lesiones.