El moco producido para humedecer la vulva se origina parcialmente en las glándulas de Bartolini. Éstas se encuentra a los lados de la vagina. La obstrucción del conducto de esta glándula provoca una tumoración quística o purulenta (cuando se infecta) que es la culpable de hasta el 2% de las consultas ginecológicas. A esto se le conoce como bartolinitis.

Antes se pensaba que era consecuencia de la infección de los conductos por un microorganismo llamado Neisseria gonorrhoeae. Sin embargo, estudios más recientes han demostrado que estos quistes son producidos por un espectro más amplio.

Otras teorías para explicar la obstrucción ductal son algún cambio en la consistencia del moco, un traumatismo mecánico o incluso la presencia de un estrechamiento congénito de los conductos. Puesto que la retención de moco genera distensión quística, el tamaño y la velocidad del crecimiento genera distensión quística, el tamaño y la velocidad del crecimiento dependen del estímulo sexual. Por lo tanto, se observa una acumulación rápida durante los periodos de gran excitación sexual.

El principal factor de riesgo  es tener múltiples parejas sexuales, aunque otros médicos atribuyen al uso ajustado de ropa interior a base de lycra, lo que condiciona a infecciones vaginales y éstas a la bartolinitis.


La mayor parte de los quistes son pequeños y asintomáticos con excepción de algunas molestias durante la excitación sexual. Cuando una lesión crece o se infecta, la mujer experimenta dolor vulvar exquisito que incluso le impide caminar o sentarse siquiera.

No se requiere tratamiento para los quistes pequeños y asintomáticos, excepto en aquellas mujeres de 40 años o más en las que se debe excluir una neoplasia. Cuando sucede un absceso se debe drenar y se deja antibiótico de amplio espectro así como medidas locales para desinflamar. Cuando el cuadro recurre se recomienda la marsupialización, que es una técnica quirúrgica en la que se abre la glándula y así se deja para que drene y no vuelva a recurrir el cuadro. O bien, retirar la glándula por completo.