Cuando la mujer tiene dificultades para ovular pero su útero se encuentra íntegro y su pareja no tiene alteraciones en el semen pueden ser candidatos a la inducción de la ovulación con coitos programados. 


Lo anterior consiste en la toma de medicamentos para estimular la producción de uno a tres óvulos como máximo tiempo en el cual se le realiza un seguimiento folicular, más o menos una mujer ovula a los 14 días desde que inició su menstruación, sin embargo, puede prolongarse unos días más de acuerdo a la forma en que responde el cuerpo de la mujer con los medicamentos prescritos. Cuando el folículo se encuentra de un tamaño adecuado se induce la ovulación y se programan las relaciones sexuales. 


Es importante recalcar que la tasa de éxito por ciclo es de 20%, es decir, 1 de cada 5 parejas logran el embarazo por mes, siendo un máximo de 4 intentos para la práctica de este procedimiento, pasado este tiempo, no se ha demostrado que incremente la tasa acumulada de embarazos.