La inseminación intrauterina (IIU) es una técnica de reproducción asistida de baja complejidad que consiste en la introducción de semen previamente preparado dentro de la cavidad uterina mediante un catéter. 


Antes de considerar su realización es muy importante la evaluación integral de la pareja para determinar la causa de infertilidad, básicamente se tiene que investigar la reserva ovárica de la mujer, si las trompas son permeables y móviles, si la cavidad uterina esté en óptimas condiciones así como el chequeo de los espermatozoides.

Existen indicaciones muy precisas para considerar si una pareja es candidata a la IIU o no, por ejemplo, si un hombre tiene alteraciones espermáticas leves, si no puede mantener relaciones pero su conteo espermático es adecuado, o por el contrario, se puede recurrir a semen de donantes en el caso de que el hombre no produzca espermatozoides o bien si se trata de parejas homosexuales mujeres, esto por citar algunos ejemplos.
Tasas de éxito
Antes de hablar de la IIU es muy importante recordar que nosotros los seres humanos no somos de las especies más fértiles, ya que nuestra oportunidad para alcanzar el embarazo de forma espontánea es tan solo del 15% mensual. 

 

En general, la tasa de embarazo por ciclo de IIU oscila alrededor del 15% con una tasa acumulada alrededor del 45% luego de cuatro ciclos de IIU aproximadamente, es decir, supongamos que a 100 parejas se les realiza por primera vez una IIU, aplicando esta tasa de éxito significa que 15 se embarazaron en el primer intento, así que para el segundo mes las 85 parejas restantes vuelven a ser sometidas a una IIU, por lo que de las 85 se embarazaron 13, en el tercer mes nos quedan 72 parejas por lo que lo vuelven a intentar y de éstas se embarazan 11, ya en el cuarto intento nos quedan 61 y tras otra IIU se embarazaron 9, siendo un total de 52 parejas que aún no han alcanzado el embarazo, por lo que tras 4 ciclos de IIU se han embarazado 48 parejas, esto por citar un ejemplo.

Por otro lado, el factor femenino tiene un papel importante. Pacientes con edad mayor de 35 años tienen una tasa menor de éxito de la IIU, o si tienen endometriosis, enfermedad que puede condicionar a la formación de adherencias en los órganos reproductivos y la producción de óvulos de menor calidad. Por ello la vital importancia de una evaluación meticulosa y profesional antes de iniciar cualquier tipo de tratamiento.